Crítica de ‘La zona de interés’, una mirada diferente y más «ignorante» de los horrores de Auschwitz

Crítica La zona de interés. Nota: 3 sobre 5.

La zona de interés es la película por la que Reino Unido apuesta como candidata a alzarse con las estatuillas a mejor película en lengua no inglesa en las galas de premios estadounidenses. ¿Por qué, si es de Reino Unido? Porque los personajes de La zona de interés son alemanes; concretamente, de la Alemania nazi. El tema del holocausto nazi y los campos de concentración y exterminio ha sido recurrente —y parece que inagotable— a lo largo de los años. En esta crítica te contamos qué tiene de diferente al resto La zona de interés. Si es o no una competidora de la apuesta de España, La sociedad de la nieve, podrás decidirlo tú.

La trama de La zona de interés tiene lugar en una casa situada justo al lado del campo de concentración de Auschwitz (en Polonia), conocido por ser el más grande de los campos de concentración y, también, en el que murieron más personas. Allí viven el comandante del campo, Rudolf Höss (Christian Friedel), con su esposa Hedwig (Sandra Hüller) y sus cinco hijos. Una vida idílica a tan solo unos metros de donde se comenten los mayores horrores jamás vistos.

En La zona de interés el terror siempre está de fondo, en los pequeños detalles —los disparos constantes, el humo de las chimeneas o la frivolidad con la que se habla de gasear a judíos—, pero nunca se muestra. No se ve ni una sola gota de sangre, pero sí que se ve cómo era la vida de aquellos alemanes que participaron en el holocausto. Sin arrepentimiento aparente y con grandes aspiraciones a tener una vida mejor a costa del exterminio de gran parte de la población.

Una película cotidiana que impacta solo a medias

De este modo, lo que se puede apreciar en el filme es el día a día de una familia alemana de la época que, a pesar de estar tan cerca del lugar donde día a día moría gente… fingía (o no les importaba, más bien) que un muro no los separaba de los horrores que les daban de comer. Y aunque visto así provoca un análisis interesante, que lleva a la reflexión, el resultado final me pareció… sin más.

Creo que la idea de La zona de interés es, en general, buena. El problema es que hay muchas películas sobre el holocausto. Y aunque no hay ninguna como esta, sí que las hay más crudas, que inviten más a la reflexión y que, además, te mantengan pegado a la pantalla. La zona de interés tiene elementos que consiguen que el espectador se pregunte qué sucede, pero no consigue darles el cierre necesario para que consigan impactar. Si bien una de las secuencias finales descoloca y a mí personalmente logró calarme, el filme acabó tan abruptamente que rompió la atmósfera por completo.

Si eres un aficionado a la temática del holocausto, La zona de interés te aportará una mirada diferente a cómo se ha estado tratando el tema hasta ahora. Más desde el bando de la «ignorancia» alemana. No obstante, es una película lenta —a pesar de sus apenas 106 minutos de duración—, sin grandes giros ni una trama que avanza a base de acción. Es, en definitiva, un filme cotidiano, de corte experimental a veces, que quizá no está hecho para todo tipo de público.

Si aun así, esta crítica de La zona de interés te ha dejado ganas de conocer más en profundidad este lado de la historia, podrás verla en cines a partir del 19 de enero.

Crítica rápida de La zona de interés: ¿por qué ver la película?

  • Aborda el holocausto desde el lado de una familia alemana que vive al lado del campo de concentración de Auschwitz.
  • Plantea una interesante reflexión sobre cómo la tragedia para unos era la victoria de otros.
  • ¿Lo malo? Que a veces el mensaje no impactaba tanto como debería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio